3 ene. 2010

Marruecos responde con represión al retorno de Haidar




Las calles cubiertas de piedras del barrio de Aminetu Haidar en El Aaiún, la capital del Sahara Occidental, fueron ayer el rastro que quedó tras la actuación de la policía y los antidisturbios marroquíes, que tomaron las calles adyacentes a la casa de la activista, para evitar que nadie se acercara a ella. Una invasión a la que los vecinos del barrio respondieron a pedradas.

El objetivo de la policía quedó claro: impedir la celebración por el regreso de quien se ha convertido en un símbolo para los saharauis y, por encima de todo, cerrar el paso a los periodistas que se habían acercado a la zona para evitar que informaran de la alegría popular por el regreso de Haidar y de la represión que siguió a los gritos en su favor, los yuyus de las mujeres y las bocinas de los coches, que no dejaban de sonar.

Pero la presencia de un pequeño grupo de informadores bastó para atraer a un grupo de adolescentes que al grito de ¡Viva el Polisario! y ¡Fuera Marruecos! hicieron la señal de la victoria frente a las cámaras, mientras a pocos metros los agentes de las Compañías Móviles de Intervención, los brutales antidisturbios marroquíes, se preparaban para cargar blandiendo las porras.

No hizo falta, los jóvenes saharauis, ya muy bregados en cuanto a la brutalidad policial marroquí, se disolvieron antes de que empezaran a llover los golpes. En medio de la confusión, y mientras el tono de la policía para con los periodistas se iba volviendo más agresivo, dos enviados especiales españoles recibieron una pedrada en la cabeza, por lo que tuvieron que ser atendidos en el hospital de la ciudad. Pedro Guerra, periodista del diario canario La Provincia, necesitó dos puntos de sutura en una oreja.


Leer la noticia completa AQUI

Fuente: Trinidad Deiros, para Público

No hay comentarios: